Portada » El futuro es digital

El futuro es digital

Me cuentan que existe un despacho virtual para poder trabajar en la nube, ofreciendo los mismos servicios que ya ofrezco presencial y telefónicamente, de manera que mis clientes pueden acceder a toda la información en cualquier momento y desde cualquier sitio, lo que agiliza mi trabajo y me proporciona más tiempo para poder dedicar a otras tareas propias del despacho.

Mi problema es que yo no tengo tiempo para aprender a manejar esa herramienta, y mis empleados están totalmente entregados a la atención de nuestros clientes. Por otro lado, un porcentaje muy alto de mis clientes tiene un rango de edad elevado y prefieren seguir recibiendo cartas físicas, y resolviendo sus dudas llamando por teléfono o acercándose a la oficina presencialmente.

A pesar de que la tendencia del mercado, de las nuevas generaciones, y de los usos, más ahora tras la pandemia, se decantan por la gestión online, no encuentro la manera de convencerme de que merece la pena el esfuerzo de aprender a manejar un nuevo entorno y ofrecerlo a una clientela que no lo va a comprender y que prefiere seguir como hasta el momento.

Despachoweb es un producto que se maneja de manera muy intuitiva, se convierte en la antesala del futuro, procurando un aprendizaje progresivo, y una adaptación excepcional a todos los perfiles de clientes, pero en su máxima expresión es lo que el futuro espera en la gestión en la nube. La propuesta de seminarios semanales con pequeñas lecciones de uso, que no van más allá de los 10 minutos, facilita la integración progresiva de los despachos y sus trabajadores, sin interrumpir su jornada laboral.

Es inevitable, no solo el aprendizaje de los miembros del despacho, sino, además, el de los clientes, a los que debemos ir empujando suavemente al acceso inmediato y permanente de la información de su interés, así como a los medios de contacto y consulta que nosotros proponemos. Sobre todo hay que pensar en los clientes de nueva generación, que vienen con el móvil debajo del brazo, que ya no ven la televisión, que usan las redes sociales, y las aplicaciones de información, y que prefieren hacer las cosas desde casa y en poco tiempo.

Exactamente, ese es el futuro, y quien no esté preparado a asumirlo no podrá ofrecer un servicio competitivo, en un mercado que es cada vez más voraz, y que premia a los que se adelantan a los acontecimientos. Desde aquí invitamos a todos los que se encuentran en esta situación a asistir a nuestros seminarios, y a comprobar que el futuro es digital, pero además, es más accesible de lo que parece.